Si en la Ronda de Comodines de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) se dio la novedad histórica de que los cuatro equipos visitantes consiguieron el triunfo, en la Divisional se cumplieron los pronósticos de favoritos de los locales con las victorias que lograron los Broncos de Denver y los Patriots de Nueva Inglaterra en la Conferencia Americana (AFC).

Sus triunfos, el primero conseguido por los Patriots ante los Chiefs de Kansas City y luego el de los Broncos ante los Steelers de Pittsburgh, también dejaron el gran deseo de los buenos seguidores de la NFL de poder ver otro gran duelo entre los veteranos y legendarios mariscales, Peyton Manning y Tom Brady.

Ambos fueron importantes en los triunfos de sus respectivos equipos, sobre todo Brady, aunque la figura de Manning se hizo sentir en la recta final del partido que los Broncos ganaron el domingo por 23-16 a los Steelers.

La victoria le dio a los Broncos el pase de nuevo a la gran final que disputaran el próximo domingo ante los Patriots, donde Brady es el gran líder indiscutible de una ofensiva demoledora.

Los Patriots fueron los primeros en conseguir el pase a la final tras derrotar el sábado por 27-20 a los Chiefs, que cometieron muchos errores en la recta final del partido, y a los que les rompieron racha de 11 triunfos consecutivos.

El eterno duelo entre los dos grandes veteranos, seguros miembros del Salón de la Fama, será el decimoséptimo de sus carreras dentro de la Liga Nacional de Fútbol Americano.

La ventaja es para Brady que tiene marca de 11-5 contra los equipos de Manning, pero son 2-2 en los duelos de la fase final, incluyendo la victoria de los Broncos por 26-16 en la final de la NFC de hace dos años.

El duelo entre ambos también será el séptimo partido que Manning recibirá a Brady en su campo, factor que puede favorecer al equipo de Denver como sucedió durante la temporada regular.

El decimoséptimo enfrentamiento pudo haberse dado el pasado noviembre cuando ambos equipos se vieron las caras en la temporada regular, pero Manning no pudo jugar por estar lesionado.

Lo hizo en su puesto el reserva Brock Osweiler que se convirtió en la figura al dirigir en la recta final del partido el avance con el que los Broncos vinieron de atrás y vencieron 30-24 en la prórroga.

“No es el momento de hablar de los Patriots, lo haré el miércoles, lo que queremos ahora es disfrutar de la victoria”, declaró Manning. “En cuanto a la final entre ambos equipos era algo que se esperaba dado que concluimos la temporada regular con la misma marca (12-4)”.

Por su parte, Brady tampoco quiso hacer ningún comentario sobre el rival que deseaba tener en la gran final de la AFC, que será la décima que protagonice como profesional, la quinta consecutiva que tendrán también los Patriots.

“Se trata de un partido en el que no habrá que preocuparse del rival porque con toda seguridad será muy bueno, sino de que lleguemos a mismo en plenitud de forma y sin bajas en nuestro equipo”, comentó Brady al concluir el partido ante los Chiefs. “Tampoco me planteo que sea mi décimo partido por el título de la AFC, si no uno más que debemos buscar el triunfo”.

Mientras que el veterano entrenador en jefe de los Patriots, Bill Belichick, que junto con Brady, son la combinación ganadora más mayor que hay en la historia de la NFL, volvió a mostrar toda su diplomacia e inteligencia al referirse al que fuese su próximo rival como el “enemigo” a derrotar.

“Superamos al rival que teníamos en nuestro primer partido de la fase final, ahora tendremos tiempo de pensar durante toda la próxima semana en el que será el nuevo enemigo al que debemos enfrentarnos e intentar derrotar”, valoró Belichick al concluir el duelo contra los Chiefs.

 

EFE