El entrenador de Cruz Azul, Tomás Boy, reconoció que hay ciertas obligaciones en el equipo debido a su historia, sin embargo sabe que se ha hecho un mal certamen, por lo que la presión por clasificar a la liguilla la dejó de lado.

Boy recién arribó a La Máquina, luego de un mal paso en la dirección técnica con Sergio Bueno, por lo que harán lo posible por llegar a la “fiesta grande”, pero no lo ve como una obligación.

“Nunca había entrado en una jornada 12. Entras a un equipo porque las cosas no están bien. En este equipo hay obligaciones evidentemente, pero también cuentan los tiempos. Yo no me veo con ese tipo de presión”, indicó.

Dejó en claro que en esta parte del Apertura 2015 de la Liga MX, las formas podrían pasar a segundo término siempre y cuando se escale en la clasificación, pero por ahora no existe la prioridad.

“Si el equipo logra el número suficiente de puntos para alcanzar el playoff, la liguilla, quedan de lado para mí las formas. Pero no quiero ir hasta allá ahorita”, aseveró.

En la fecha anterior Cruz Azul superó a Santos Laguna, victoria que le permitió mantener las opciones vivas de clasificar a liguilla, pero el cometido es muy complicado con 15 puntos que suman.

“Ahora, ésta confianza tiene que darse en términos más colectivos; lo que sí es que se dieron cuenta que se puede. Es importante que ese sea el diagnóstico, que se puede seguir igual o mejor”, declaró.

NTX