El mariscal de campo de Acereros de Pittsburgh, Ben Roethlisberger, demostró estar hecho auténticamente de “acero” al sobreponerse a una lesión y llevar a su equipo a una victoria de 18-16 sobre Bengalíes de Cincinnati, para ganarse su lugar en la ronda divisional 2015 de la NFL.Acereros le debe, en gran medida, la dramática victoria al pateador Chris Boswell, quien conectó cuatro goles de campo, de 39, 30, 34 y 35 yardas, este último con 18 segundos en el reloj, a los que se sumó un pase de anotación del “Big Ben” de 10 para Martavis Bryant, en el que fallaron la conversión de dos puntos.

Y mientras Pittsburgh fijó cita con Broncos de Denver en la siguiente fase de la postemporada 2015 de la NFL, Cincinnati tuvo que tragarse su séptima derrota consecutiva en la ronda de comodines, luego de las sufridas en 2005, 2009 y de 2011 a 2015.

Tal como se esperaba, el juego en el Paul Brown Stadium comenzó cerrado, ríspido, dominado por dos defensivas que permitían muy poco y que lograron que las dos primeras series ofensivas fueran de tres jugadas y despeje, y que el primer cuarto terminara con sendas “roscas” en el marcador.

Una pertinaz lluvia comenzó en el segundo episodio, con lo cual no tardaron en llegar los errores, el primero un balón suelto del receptor de Pittsburgh, Markus Wheaton, recuperado por el safety de Cincinnati George Iloka en la 47 de su propio terreno.

No obstante, apenas tres jugadas después, el pasador local A.J. McCarron devolvió el “favor”, al ser interceptado por el esquinero Antwon Blake, quien regresó el ovoide 35 yardas hasta la 41 de los “felinos”, de donde se derivaron los primeros tres puntos del juego, con gol de campo de 39 yd del novato Chris Boswell, para la visita.

Poco a poco, Acereros fue dominando la posición de campo y tras detener a la ofensiva de Bengalíes, con 1:57 minutos en la primera mitad, el mariscal de campo Ben Roethlisberger guió una ofensiva que parecía encaminada sin escalas a la “zona prometida”.

Sin embargo, la defensa local se creció en el momento justo, y detuvo a la visita en su yarda 12, con lo que Boswell tuvo que entrar para poner el 6-0 con patada de 30 yardas al medio tiempo.

Mal empezó el tercer cuarto para McCarron y compañía, luego que, en una jugada accidentada, en parte debido a la lluvia, entregó su segundo balón el partido, ahora con un fumble que fue recuperado por el ala defensivo visitante, Cam Thomas, quien, a su vez lo soltó para que lo recuperara su coequipero, el cornerback William Gay.

Y aunque éste se fue hasta las diagonales, al final, la revisión de los oficiales anuló el touchdown, por lo cual los de negro y oro tuvieron que conformarse con el balón suelto recuperado, del que cosecharon tres puntos más con el tercero de Boswell, de 34.

El campeón de la AFC Norte carecía de reacción y, por el contrario, su defensiva comenzó a doblar las manos, al permitir el primer touchdown del partido, con el pase de 10 yardas de Roethlisberger para Bryant, quien hizo bueno el envío con recepción casi acrobática, aunque fallaron la conversión, por lo que se quedaron arriba apenas 15-0.

El tercer cuarto cerró con una mala noticia para Pittsburgh, que perdió al “Big Ben” por una lesión en el hombro derecho, tras una captura en su yarda cuatro, mientras Cincinnati comenzaba un repunte que le daría dramatismo a los minutos finales.

Los “felinos” iniciaron el último episodio con una nota alta, pues tras el despeje de los “metaleros” se abrieron camino hasta la “zona prometida” en solo cuatro jugadas, la más importante una interferencia de pase contra la visita, que dejó a los locales en la yarda uno de territorio rival.

Así, todo fue cosa de que Jeremy Hill tomara el balón, para entrar a las diagonales con acarreo de una yarda, que los acercó a 7-15, y luego, un gol de campo de 36 yd de Mike Nugent los puso a sólo cinco puntos, 10-15, con 5:17 minutos por delante.

Con Roethlisberger fuera, la defensa local se fue por la yugular y pudo detener al rival en tres jugadas y dejar a su ataque con 3:28 minutos para darle la vuelta al marcador, lo cual consiguió ocho jugadas más tarde, con pase de McCarron de 25 yd para A.J. Green, y aunque también fallaron la conversión se fueron al frente 16-15.

Sin embargo, las entregas de balón, que fueron la constante en todo el partido, volvieron a presentarse en la recta final, primero cuando el suplente del “Big Ben”, Landry Jones, fue interceptado, lo que parecía la puntilla para los suyos.

No obstante, en la primera jugada tras la intercepción, el “felino” Hill pasó de héroe a villano al soltar el balón en la 12 de Pittsburgh y darle vida extra a los de negro y oro.

Con el resultado pendiendo de un hilo, Roethlisberger sacó la casta y volvió al campo en su yarda nueve y con 1:23 por jugarse, para guiar una ofensiva que se vio beneficiada con un par de foules personales de Cincinnati, uno de ellos en bola muerta, que lo llevaron hasta la 17 de territorio rival.

Boswell no desaprovechó el “regalo de Navidad” atrasado y metió gol de campo de 36 yardas, que le dio el triunfo a su equipo por 18-16, con lo que Cincinnati sufrió su séptima derrota consecutiva en la ronda de comodines.

Pese a su lesión, Ben Roethlisberger se fue del Paul Brown con 229 yardas y una anotación, tras completar 18 de 31 pases, en tanto del lado local, A.J. McCarron tuvo una noche regular, con 23 de 41 para 221 yardas, un touchdown y uno interceptado.

Anotación por cuartos:

Total

Pittsburgh 00 06 09 03 — 18

Cincinnati 00 00 00 16 — 16

NTX