El Betis fue una apisonadora en Cornellà-El Prat, encarrilando el partido con un 0-2 en el minuto veinte y sentenciando con un cañonazo de Vargas en el 69, sin que de nada valiera el ímpetu del Espanyol, que sí disfrutó de presencia en el área contraria, pero sin veneno y sin orden.

Los jugadores de Juan Merino exhibieron más oficio y se llevaron tres puntos ante un rival directo en la pelea por la permanencia. Los catalanes, que lamentaron dos goles anulados a Gerard Moreno, siguen sin respirar tranquilos pese a su cambio de dinámica y afrontan el calendario con urgencias para sellar la salvación en la categoría.

Los andaluces desmontaron muy pronto todas las buenas sensaciones que el Espanyol había acumulado después de dos victorias consecutivas. Veinte minutos fue lo que tardó el conjunto verdinegro en adelantarse con un 0-2 en el marcador: el primero de Rubén Castro y el segundo de Pezzella.

Gerard Moreno estuvo a punto de acortar diferencias en el 13, pero el catalán no pudo rematar con acierto un centro al punto de penalti. Todo el cuadro catalán se volvió más incisivo tras el primer tanto de la noche. Lo intentó Caicedo y también Asensio, dos de sus hombres más peligrosos. Aunque siempre sin éxito.

Lo cierto es que cuando llegó el segundo tanto de la noche, un centro de Musonda que conectó con potencia Pezzella, el guión ya estaba demasiado definido. De todos modos Merino, técnico del Betis, insistió en mantener las revoluciones. La defensa blanquiazul mostraba signos de debilidad y quería aprovecharlos.

El Espanyol arrancó bien en la reanudación. Una jugada individual de Marco Asensio invitaba a la esperanza: la arenga de Galca en los vestuarios funcionaba. Minutos más tarde, de hecho, Caicedo se plantó solo ante Adán, aunque el meta frustró su ocasión. El anfitrión quería mejorar su imagen y su marcador.

De todos modos, el Betis estaba muy bien posicionado y con las ideas claras. Sus riesgos eran mínimos y ayudaba la precipitación y urgencias locales. Los futbolistas blanquiazules acosaban el área de Adán con centros al área, sin peligro. Lo más cerca que estuvieron de marcar fue en el 69, con un gol anulado por fuera de juego.

Galca salió con todo. Incluso por momentos alineó una defensa de tres. Todos sus intentos quedaron eclipsados, y sentenciados, con un latigazo de Vargas en el 71. El peruano envió una falta indirecta a la escuadra de Pau López: un misil imparable para el gerundense que desmontó cualquier posibilidad de reacción catalana en Cornellà.

Ya no había partido y al aficionado le tocaba vibrar y sufrir con los destellos de calidad de Cejudo por parte del Betis o otro tanto anulado a Gerard Moreno por un dudoso fuera de juego. El rendimiento del delantero mejoró en la segunda parte, pero no sirvió de nada. No era su noche ni la del Espanyol. Sí la del Betis.

.

— Ficha técnica:

0 – Espanyol: Pau López; Javi López (Burgui, min.62), Álvaro, Óscar Duarte, Víctor Álvarez (Roco, min.46); Asensio, Diop, Víctor Sánchez, Hernán Pérez (Abraham, min.77); Caicedo y Moreno.

3 – Betis: Adán; Molinero, Pezzella, Bruno, Vargas; N’Diaye, Ceballos (Portillo, min.83); Cejudo (Joaquín, min.78), Fabián (Xavi Torres, min.57), Musonda y Rubén Castro.

Goles: 0-1, min.9: Rubén Castro; 0-2, min.20: Pezzella; 0-3, min.69: Vargas.

Árbitro: Sánchez Martínez (comité murciano). Amonestó a Bruno (min.18), Caicedo (min.41), Molinero (min.67), Hernán Pérez (min.70), Óscar Duarte (min.80), Víctor Sánchez (min.81).

Incidencias: partido correspondiente a la vigesimoséptima jornada de la Liga BBVA disputado en el estadio de Cornellà-El Prat ante 23.714 espectadores. EFE