El delantero argentino de América, Darío Benedetto, consideró que su expulsión fue injusta, por lo que pedirá a la directva que la proteste para evitar perder el partido del próximo sábado ante Morelia y eventualmente el clásico con Guadalajara.

“La verdad que sí (que apelen). Si a mí me echa por la supuesta patada que pego, yo siento todo el balón en el pie y no sé qué jugada vio él (árbitro César Ramos), pero bueno ya lo hablaremos en la semana”, dijo.

Señaló que, desde su perspectiva, es injusta la tarjeta roja “porque yo siento toda la pelota en el pie y la pelota se va para el lado que yo voy a trabar, me parece injusta, pero así ven los árbitros las cosas acá”.

“Uno se va amargado porque por lo que se genera este tipo de partido, el ambiente que genera América y genera Tigres tendrían que haber puesto un arbitraje que realmente sea el adecuado para este partido”, apuntó.

Asimismo, desde su perspectiva, el arbitraje fue tan deficiente que en la expulsión de Jurgen Damm, debió haberle mostrado la tarjeta roja también al ecuatoriano Michael Arroyo.

Consideró que el cuadro azulcrema no tuvo la calma necesaria para manejar las circunstancias que se le presentaron, pero resaltó que pese a que tuvieron dos hombres menos, nunca fueron ampliamente superados.

“Perdimos la calma que teníamos que tener pero se destaca el rendimiento del equipo a pesar que por ahí en el primer tiempo estuvo parejo. Teníamos dos hombres menos y nos ganaron solamente 1-0 y once contra once en el primer tiempo. No hicieron la diferencia que tenían que hacer y creo que hay varias cosas para destacar”, sentenció.

NTX