El Ministerio Público suizo anunció hoy que ha abierto una investigación penal relacionada con sospechas de corrupción en la Federación Alemana de Fútbol y en la que figuran cuatro acusados que tuvieron responsabilidades en esta entidad, entre ellos la leyenda futbolística, Franz Beckenbauer.

Todos los investigados fueron miembros de la Presidencia del Comité de organización del Mundial de 2006 en Alemania y por ahora se les aplica el principio de presunción de inocencia.

Los otros investigados son Horst Rudolf Schmidt, Theo Zwanziger y Wolfgang Niersbach, quienes ocuparon cargos de la mayor importancia en la Federación alemana.

La investigación, de la que sólo hoy se supo, se inició el pasado noviembre por sospechas de fraude, gestión desleal, blanqueo de dinero y abuso de confianza.

En el centro de la investigación suiza está la cofinanciación de “un certamen de gala” por una suma de 7 millones de euros, que luego se redujo a 6,7 millones.

“Se sospecha que los acusados sabían que el importe no debía servir para la financiación del certamen de gala, sino para el pago de una deuda que no había sido contraída por la Federación Alemana de Fútbol”, explicó la Fiscalía.

Asimismo, se cree que los investigados indujeron “con mucha astucia” al error a los otros miembros del Comité organizador con informaciones falsas y omitiendo elementos para que tomaran decisiones que iban en contra de los intereses económicos de su entidad.

La Fiscalía precisó que su rol de investigador se sustenta en el hecho de que la ejecución de una parte de los presuntos actos ocurrieron en Suiza.

Se informó también de que a lo largo de la jornada tuvieron lugar allanamientos simultáneos en ocho lugares, en coordinación con las autoridades competentes de Austria y Alemania.

Además, algunos de los acusados fueron interrogados directamente por los fiscales suizos o por mandato de éstos últimos.

 

EFE