El exfutbolista Franz Beckenbauer cobró 5.5 millones de euros de honorarios por su papel a cargo del comité organizador para lograr que Alemania fuera la sede de la Copa Mundial de Futbol en 2006.

A pesar de que tanto Beckenbauer como la Federación Alemana de Futbol (DFB), el semanario de Spiegel dio a conocer esa información luego de una investigación que realizó la sociedad internacional de auditoría KPMG.

De acuerdo con el semanario Spiegel, Beckenbauer y la DFB trataron de que el dinero no fuera detectado por el fisco.

Beckenbauer habría tardado cuatro años en declarar ese ingreso al fisco, después de que éste insistió en sus investigaciones. El pago lo detectó KPMG en 2008, en un auditoría encargada por la Federación Internacional de Futbol (FIFA).

La FIFA está involucrada en la actualidad en fuertes escándalos de corrupción por pagos clandestinos para la compra de votos y para ejercer influencia mas allá de sus competencias oficiales.

En documentos adjuntos del reporte de KPMG quedó también de manifiesto que la DFB estableció un contrato de patrocinio con la empresa de apuestas en el deporte, Oddset.

Esa empresa, de acuerdo con Spiegel, fue uno de los seis patrocinadores alemanes para que el país obtuviera la sede de la Copa Mundial 2006. Cada uno habría aportado un mínimo de 12 millones de euros.

KPMG asentó en su auditoría que había en el contrato un “sideletter“ (complemento del contrato), para el pago de una remuneración a Franz Beckenbauer por parte de Oddset. En ese documento se especificaba que Beckenbauer debía recibir una buena parte del dinero que estaba otorgando Oddset como patrocinio.

La Federación Alemana de Futbol informó a preguntas de Spiegel que Beckenbauer llevó a cabo diversos trabajos promocionales para Oddset y se acordó una participación en las ganancias de la DFB a Beckenbauer (ganancias procedentes del contrato de la DFB con Oddset).

El pago a Beckenbauer se estableció en el contrato en cinco partes que serían transferidas entre febrero de 2005 a octubre de 2006. La fuente de la información fue la DFB en respuesta a preguntas de Spiegel.

Refirió que Beckenbauer realizó trabajos promocionales para Oddset, pero la pregunta que dejó abierta la DFB fue la razón por la que el pago de ese dinero no lo hizo Oddset, sino que procedió de los fondos de esa federación por concepto del Mundial de Futbol 2006.

La DFB informó a Spiegel, que apenas acababa de darse cuenta de lo anterior. El semanario alemán informó que ni Beckenbauer ni Oddset habían respondido hasta el momento a las preguntas que les planteó sobre el caso.

 

NTX