El Espanyol y el Barcelona repetirán por tercera vez, a las 14:00 horas en Cornellà-El Prat y en la vuelta de octavos de la Copa del Rey, un derbi que ha estado marcado por la crispación desde el primer encuentro de Liga entre ambos conjuntos y que siguió en la ida del torneo del K.O. en el Camp Nou.

Las declaraciones de varios protagonistas, blanquiazules y azulgranas, y la tensión vivida sobre el césped y en el túnel de vestuarios auguran un encuentro con mucha tensión. En las últimas horas, ambas entidades han intentado enfriar el ambiente para regresar a la normalidad, sobre todo en el plano extradeportivo.

En lo puramente futbolístico, el tercer capítulo de esta serie de derbis se presenta claramente favorable al Barcelona. Los pupilos del entrenador Luis Enrique firmaron un 4-1 en el partido de ida que deja, sobre el papel, muy pocas opciones de remontar para los jugadores del preparador rumano Constantin Galca.

El técnico del Espanyol comunicará la lista de convocados mañana. El entrenador, de todos modos, ya ha avanzado que realizará cambios. Galca no acabó satisfecho de la actitud de algunos de sus jugadores en el último partido de Liga contra el Eibar. Además, el vestuario reconocía cierto desgaste físico tras la acumulación de jornadas.

El mediocentro senegalés Pape Diop y el centrocampista paraguayo Hernán Pérez son baja segura por sanción. Los medios Víctor Sánchez y José Alberto Cañas siguen lesionados. Podría regresar a los planes de Galca el central Álvaro González. Por otra parte, el rumano no ha desvelado si apostará por el meta italiano Bardi o por Pau López.

En todo caso, el tercer episodio de la serie consecutiva de derbis promete. Después del intercambio de declaraciones tras el 0-0 liguero, de la trifulca en el túnel de vestuarios de la ida copera y de las acusaciones de dureza en el partido liguero, Barça y Espanyol vuelven a medirse después del 4-1 conseguido por los azulgranas en la ida.

No podrá jugar Luis Suárez, suspendido con dos partidos por los altercados que se produjeron en el túnel de vestuarios y que recogió el árbitro en el acta, y Luis Enrique seguramente reservará a algunos de sus titulares, uno de ellos Gerard Piqué también en el centro de la polémica.

El técnico azulgrana, elegido mejor entrenador mundial del año, tendrá que buscar soluciones, sobre todo a la baja de Suárez, lo que le abre la puerta a que Arda Turan pueda actuar como delantero.

Y es que desde que se produjo la lesión de Messi, la presencia del tridente atacante es algo innegociable y sus grandes actuaciones, y también los goles anotados, abonan esta tesis.

La alineación presentada ante el Granada el pasado fin de semana ofrece pistas sobre los planes del entrenador. Volverá Ter Stegen a la meta, mientras que en el eje defensivo, Bartra podría acompañar a Mascherano. Alves, suplente frente a los andaluces en favor de Aleix Vidal, regresará al lateral derecho, mientras que Adriano o Mathieu podrían darle descanso a Alba.

En el centro del campo, Busquets regresará a manejar al equipo, mientras que las otras que para las otras dos posiciones en la medular optan tres jugadores: Rakitic, Sergi Roberto e Iniesta.

Delante, Messi y Neymar son seguros y Arda tiene todos los números para acompañarles, aunque Luis Enrique también podría pensar en Aleix Vidal como carrilero por la derecha.

Otra posibilidad es un cambio de dibujo, algo que se planteó el técnico con la lesión de Messi, pero que no acabó de perfilar por diferentes circunstancias. Si se decidiera por esta opción, el Barça dispondría de cuatro centrocampistas y de dos delanteros.

Alineaciones probables:

RCD Espanyol: Pau López; Javi López, Álvaro, Roco, Duarte; Abraham, Joan Jordán; Gerard Moreno, Marco Asensio, Burgui y Felipe Caicedo.

FC Barcelona: Ter Stegen; Alves, Mascherano, Bartra, Adriano, Busquets, Sergi Roberto o Rakitic, Iniesta; Arda, Messi y Neymar.

Árbitro: Fernández Borbalán (Comité Andaluz)

Estadio: RCD Stadium.

EFE