El Barcelona, con un 2-2 en El Madrigal ante el Villarreal, aprovechó este domingo a medias la derrota del Atlético de Madrid y aumentó a nueve puntos su ventaja a falta de ocho jornadas para el cierre de la temporada, mientras que el Real Madrid se impuso con autoridad al Sevilla con un incontestable 4-0.

Las derrotas del Valencia, despedido por su afición con pitos y pañuelos, además de la petición de dimisión del técnico Gary Neville, frente a un Celta (0-2) de nuevo en zona europea, y del Athletic Club, doblegado por un Espanyol rumbo a la permanencia (2-1), completaron los resultados dominicales de la jornada 30.

Ya la Liga, salvo sorpresa, será del conjunto azulgrana. Hoy hay menos dudas que hace dos días. Ni siquiera el empate, los dos primeros puntos que cede el bloque de Luis Enrique en las últimas trece citas del campeonato, las doce anteriores con victoria, alteran ya los pronósticos acerca de la resolución del campeonato.

Son nueve de ventaja sobre el Atlético, diez por su mejor diferencia particular en los enfrentamientos contra el conjunto rojiblanco, con 24 por disputarse; un mundo teniendo en cuenta que al Barcelona le basta con ganar cinco de esos encuentros para ser campeón y que en las 30 jornadas jugadas sólo ha perdido dos duelos.

Este domingo encadenó su trigésimo noveno encuentro oficial consecutivo sin perder. “Pudimos ganar, pero también perder. Además, nuestro rival más cercano ha perdido, por lo que sumar siempre es bueno y así lo valoramos”, explicó Luis Enrique, tras un duelo en el que el croata Iván Rakitic (0-1, m. 20) y el brasileño Neymar, en un discutido penalti (0-2, m. 40), marcaron en el primer tiempo, con expulsión de Marcelino por reclamar una segunda amarilla a Piqué.

Después, el Villarreal niveló el choque. En seis minutos, entre el 57 y el 63, con goles del francés Cedric Bakambu, tras un disparo de Denis Suárez que no atrapó el chileno Claudio Bravo, y Jeremy Mathieu, en propia puerta en un saque de esquina, todo estaba de nuevo empatado. Así terminó el encuentro. Y con el Barça más líder.

“Creo que merecimos ganar con claridad”, resumió Marcelino del partido, que afianza a su equipo en ‘Champions’. No se ha movido de la cuarta posición en las últimas catorce jornadas del torneo y su ventaja crece respecto al Sevilla y al Athletic, a seis y siete puntos, aunque pierde algo de renta sobre el Celta, a seis.

La tercera posición, ya al acecho a sólo un punto del Atlético, es del Real Madrid, que doblegó al Sevilla con rotundidad tanto en el juego como en el marcador, un 4-0, para sumar su cuarta victoria seguida, reducir distancias no sólo con el equipo rojiblanco, sino también con el Barcelona -a diez-, y reencontrarse con su nivel.

Una semana después de la apurada victoria en Las Palmas, el Real Madrid respondió en casa con un notable encuentro, superior siempre a su rival, y con goles del francés Karim Benzema (1-0, m. 6), de volea; del portugués Cristiano Ronaldo, a pase del brasileño Danilo (2-0, m. 64); del galés Gareth Bale (3-0, m. 74); y de Jesé Rodríguez, autor del 4-0 final a cinco minutos de la conclusión.

Entre el 1-0 y el 2-0, el Sevilla falló un penalti, detenido por el costarricense Keylor Navas antes de la media hora a lanzamiento del francés Kevin Gameiro, como también malgastó una pena máxima el conjunto blanco, enviada alta por Cristiano Ronaldo en el inicio de la segunda parte. Después, el luso se rehizo con el gol del 2-0.

Mientras, la preocupación persiste en Valencia. Una dinámica de tres derrotas consecutivas, más la eliminación en la Liga Europa del jueves, reavivan su crisis, multiplicada por su posición -decimocuarto-, su ventaja sobre el descenso -seis puntos- y su duodécimo partido perdido de esta Liga, hoy con el Celta (0-2).

El partido se movió entre las alternativas todo el primer tiempo, entre el potente comienzo del segundo periodo del Valencia y entre el protagonismo esencial de varios jugadores del Celta. Su portero, Sergio Álvarez, por varias paradas clave, dos en la reanudación con 0-0 a Rodrigo Moreno y Paco Alcácer, y tres de sus futbolistas.

El chileno Fabian Orellana y el sueco John Guidetti, por el taconazo del primero en la asistencia al derechazo del segundo que significó el 0-1, en el minuto 80, y Hugo Mallo, por su acción individual, su determinación y su disparo en el 0-2, en el 84. Luego pudo golear el Celta entre los gritos de la grada contra Neville.

Mientras la zona de descenso y alrededores se aprieta a falta de ocho jornadas -Rayo, Granada, Getafe, Sporting y Levante, los cinco últimos clasificados, por ese orden, están en un margen de cinco puntos-, el Espanyol amplía su ventaja con una remontada fulminante, en sólo tres minutos, contra el Athletic Club de Bilbao (2-1).

Primero marcó el conjunto rojiblanco en Cornellá-El Prat, con el 0-1 en el minuto 20 de Javier Eraso a pase de Raúl García, pero el ecuatoriano Felipe Caicedo revolucionó el duelo en cuatro minutos. En el 53 entró al campo por Marco Asensio, en el 54 provocó el córner que supuso el 1-1 de Pape Diop y en el 56 anotó el 2-1.

Un impulso de confianza para el equipo blanquiazul, con su segunda victoria consecutiva en casa y siete puntos por encima de las posiciones directas a Segunda División. Y un paso atrás para las aspiraciones de Liga de Campeones del Athletic Club, a siete ya de la cuarta posición que marca el Villarreal con 24 por jugarse.

 

EFE