El Camp Nou enfrentará este sábado a Barcelona y Atlético de Madrid en un duelo directo por el liderato de la clasificación, ahora en poder del conjunto azulgrana, con los dos con 48 puntos, y quizá por media Liga, en un choque imponente y con menos margen de error para el equipo rojiblanco.

Es una gran oportunidad para el Barça de asestar un golpe a la Liga. Una victoria de los catalanes sumada a otro triunfo, el 17 de febrero, ante el Sporting Gijón, en el partido aplazado de la primera vuelta, le consolidaría al frente de la tabla y podría dejar a Atlético y Real Madrid a seis y siete puntos, respectivamente.

El Barcelona viene de emplearse a fondo para eliminar al Athletic Club en la Copa del Rey, pero Luis Enrique no se dejará nada en el tintero para recibir al conjunto rojiblanco. Recuperados Jordi Alba (elongación del bíceps femoral), Arda Turan y Andrés Iniesta (anginas), el técnico tiene donde elegir.

Tras descansar en la Copa, Bravo volverá a ocupar la portería, Piqué y Mascherano formarán de nuevo la pareja de centrales titulares y Alba retornará al lateral izquierdo. La única duda en defensa es saber si Dani Alves se mantendrá en el lateral derecho titular o cederá su puesto a Aleix Vidal.

Busquets, suplente ante el Athletic al estar convaleciente también de unas anginas, volverá a la titularidad en su indiscutible posición de pivote defensivo, escudando a Iniesta y Arda Turan, que se enfrenta a su exequipo, o Rakitic, que harán de volantes.

Arriba, los azulgranas podrán contar con su demoledor tridente al completo -Messi, Luis Suárez y Neymar- ya que éste último se ha recuperado a tiempo del pisotón que sufrió en su tobillo derecho en el último encuentro de Copa.

El gran momento por el que atraviesa el punta brasileño es una de las principales bazas de los azulgranas para encarar el choque contra los madrileños y el propio Luis Enrique ha confirmado este viernes, en un gesto muy poco habitual en él, que Neymar estará en el once.

El Barcelona llega a la cita reforzado por su clasificación para las semifinales de la Copa del Rey y por sus estadísticas recientes contra el Atlético de Madrid. Desde que lo dirige Luis Enrique siempre le ha ganado. La pasada temporada, en cuatro partidos: 1-0 y 2-3, en la Copa del Rey, y 3-1 y 0-1 en la Liga, en la que celebró el título en el Calderón. Y en esta, por 1-2 en la primera vuelta.

Enfrente, la visita al Camp Nou es clave para el Atlético. “Un buen resultado nos daría muchas aspiraciones de luchar por la Liga. Y vamos a por ello”, decía el pasado miércoles Gabi Fernández, el capitán rojiblanco, consciente de que una derrota le alejaría a tres puntos, con el añadido del encuentro aplazado y pendiente del Barça.

No le descartaría ni mucho menos de la pugna con el club azulgrana y el Real Madrid por una Liga que ya les ganó hace dos cursos, en 2013-14, culminada precisamente con un 1-1 en el Camp Nou, pero sí sería una distancia relevante, además de perder la diferencia particular, tras el 1-2 del 12 de septiembre en Madrid.

El Atlético viaja con convicción a Barcelona. Sólo ha perdido dos de sus últimos 25 partidos de competición oficial, aunque justo el pasado miércoles sufrió una de esas derrotas, y ha ganado nueve de sus once duelos más recientes en el campeonato, en el que enlaza cinco encuentros invicto y sin recibir ningún gol en contra.

Pero también encadena tres choques sin ganar, el 0-0 y el 2-3 de su eliminación en cuartos de final de la Copa del Rey contra el Celta y el 0-0 de la última jornada frente al Sevilla, y nunca ha ganado con el argentino Diego Simeone en el estadio azulgrana. De hecho, no vence allí desde el 5 de febrero de 2006, con un 1-3.

En aquel duelo jugó y marcó dos goles Fernando Torres, que probablemente no estará en el encuentro de este sábado. Ya ultima su recuperación de un traumatismo en el tobillo derecho con edema óseo, que le ha apartado de los cinco partidos más recientes, pero aún no se ha entrenado con el grupo, a la espera de la sesión vespertina.

Simeone, con las bajas del portugués Tiago Mendes, por lesión, y del argentino Ángel Correa, por sanción, saldrá con todo o casi todo su once tipo en Barcelona, prácticamente el mismo que alineó el pasado miércoles en la Copa del Rey con algún cambio. Uno de ellos es seguro: el esloveno Jan Oblak regresa a la portería.

Las dos incógnitas del once se centran en la defensa, entre el montenegrino Stefan Savic o el uruguayo José María Giménez como acompañante del indiscutible Diego Godín, y en la medular: entre un medio centro, el argentino Augusto Fernández, que no jugó hace tres días ante el Celta, o un extremo veloz, el belga Yannick Carrasco.

De la elección por uno u otro dependerá el sistema y se intuirá el plan del Atlético, en el que no se prevén más variaciones. Tampoco en el ataque, donde el francés Antoine Griezmann es fijo por goles, rendimiento, talento, esfuerzo, velocidad, fútbol… Por todo. Su compañero será, en principio, el argentino Luciano Vietto.

Menos opciones que él, aparentemente, tiene el colombiano Jackson Martínez, sin minutos el miércoles ante el Celta, ni siquiera cuando su rival se puso 1-3 en el marcador, y que apunta al banquillo de nuevo en Barcelona, estancado en tres meses sin marcar gol y en unas cifras por debajo de las expectativas: tres tantos en 22 partidos.

Los laterales Juanfran Torres y Filipe Luis, el citado Diego Godín y los centrocampistas Gabi Fernández, Saúl Ñíguez y Koke Resurrección, además de Griezmann, repetirán en el once en el Camp Nou, salvo sorpresa o cambio inesperado de Simeone, que solo ha ganado uno de sus catorce enfrentamientos contra el Barcelona.

Alineaciones probables:

Barcelona: Bravo; Aleix Vidal, Piqué, Mascherano, Jordi Alba; Sergio Busquets, Arda Turan, Iniesta; Messi, Luis Suárez y Neymar.

Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, Savic o Giménez, Godín, Filipe; Gabi; Griezmann, Saúl, Koke, Carrasco o Augusto; y Vietto.

Árbitro: Undiano Mallenco (C. Navarro).

Estadio: Camp Nou.

EFE