Con una desastrosa segunda mitad, Real Madrid (2-2) y el ala-pívot mexicano Gustavo Ayón sucumbieron 86-87 ante Barcelona Lassa (2-2), en duelo por la cuarta fecha del Top 16 de la Euroliga, el cual se definió sobre la chicharra.Frente a un pletórico Palacio de Deportes de la Comunidad de Madrid, el monarca en turno del torneo europeo no dosificó esfuerzos y se desinfló para quedar en una precaria situación dentro del complicado grupo F, donde retrocedió del cuarto al sexto lugar y aún está a la espera de lo que haga Khimki de Moscú.

En esta ocasión, el nayarita arrancó como titular y acumuló 27:53 minutos, aportó 12 puntos, tres rebotes, una tapa, cuatro asistencias, dos robos pero perdió tres veces el balón y no pudo incomodar al estadunidense Justin Doellman en el momento decisivo, cuando éste disparó el triple ganador con el reloj en ceros.

Al principio, los “merengues” tardaron en meterse al encuentro y cuando lo hicieron, ya tenían sobre sus hombros una desventaja de 0-8, pero poco a poco recobraron la memoria y sacaron la casta para que a los cinco minutos de tiempo corrido, por primera vez se pusieran arriba, 12-10.

Ése fue el punto de inflexión en la mentalidad madridista y, tras un vendaval de 18 puntos sin respuesta, los locales se afianzaron al frente de la pizarra 20-10, comandados por un soberbio Sergio Rodríguez y por Ayón, dueño del premio al Jugador Más Valioso de diciembre en este certamen.

En los últimos compases del primer periodo, el “Titán” encendió al respetable con un “combo” de robo, penetración y canasta; segundos después, Sergio Llull dejó sin aliento a todos al consumar un triple casi cayéndose para el 27-17.

La aplanadora “blanca”, en un ritmo que hace tiempo no presumía, sacó de sus casillas a los catalanes y en el amanecer del segundo cuarto, el nigeriano Shane Lawal le propinó un codazo al argentino Andrés Nocioni, pero el árbitro marcó falta del sudamericano y a partir de ahí, se disparó la tensión en la duela, infaltable en un clásico.

Al descanso, los pupilos de Pablo Laso se marcharon con el respaldo de un 48-37, aunque con el momento anímico en favor de los “culés”, pues iban abajo por 16 y en la agonía del segundo parcial, se acercaron a 11, en gran parte gracias a un bombazo de Doellman.

Al regreso de los vestidores, el Madrid creyó que con un margen de 14 unidades era suficiente para aplacar los ánimos blaugranas, así que entre pérdidas de balón y fallas bajo el aro, la diferencia se redujo a sólo uno, 63-62.

Para ese entonces, Barcelona ya estaba más que de vuelta y a base de triples logró lo indecible, se adueñó del tanteador 65-63, aún con 10 largos minutos por disputarse y con el Palacio desesperado por ser testigo de los descuidos de su equipo.

Mientras las esperanzas azulgranas iban a la alza, en la línea de banda Laso se deshacía en gritos para despertar a sus jugadores, quienes lucían muy vulnerables cuando Doellman disparaba para sumar de a tres, no por nada concluyó con 24 puntos.

En adelante, los intercambios en el liderato del marcador fueron la constante, la visita no sacó una distancia mayor a cuatro unidades, mientras que los vigentes campeones se fueron arriba por cinco como máximo.

Con sólo nueve segundos en el cronómetro, el capitán Felipe Reyes erró uno de sus dos tiros libres y dejó la victoria a merced de sus rivales, pues les bastaba con un triple para sacar el triunfo del recinto madrileño y así fue, justo sobre la bocina, con un bombazo de Doellman, el único del Barcelona que jamás dejó de creer en la remontada.

Anotación por cuartos:

Total

Real Madrid 27 21 15 23 — 86

Barcelona 17 20 25 25 — 87

NTX