La bandera de México fue izada esta noche en la Villa Olímpica de Río de Janeiro ante decenas de atletas mexicanos y autoridades, una tradición que marca la cuenta regresiva para el inicio de las Olimpiadas, que arrancarán el viernes.

En la ceremonia, en la que se presentaron bailables con música representativa de Brasil, participaron atletas como la medallista Aída Román (plata en Londres 2012 en tiro con arco) y la gran promesa mexicana para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

También asistieron el equipo completo de boxeo y representantes de las modalidades de natación, tiro deportivo y esgrima.

El presidente del Comité Olímpico Mexicano (COM), Carlos Padilla, dijo que confía en que los atletas de la delegación tendrán un excelente papel en la justa deportiva.

Aunque se negó a anticipar el número de medallas que se pueden ganar, aseguró que “habrá sorpresas” en disciplinas como el boxeo, la marcha o el tiro deportivo.

“Estoy convencido que van a dar todo por México. No traemos a ningún deportista que no lo merezca, ni tampoco que haya venido por dedazo. Erradicamos el turismo deportivo. México hará un gran papel”, dijo Padilla, quien era acompañado por el exatleta, empresario y miembro honorario del Comité Olímpico Internacional, Olegario Vázquez Raña.

“Vamos a dar sorpresas en deportes donde México estaba a la zaga: boxeo, caminata, tiro deportivo en pistola y rifle, en triatlón (…) Es una delegación muy competitiva con sangre nueva, pero con experiencia”, agregó.

Advirtió que el Comité Olímpico Internacional (COI) tratará los casos de dopaje con la máxima severidad, al referirse a la situación de la esgrimista mexicana Paola Pliego, quien dio positivo en un control antidopaje y, a pesar de clasificar para Río 2016, se quedará fuera de los Juegos.

“Todos los que la conocemos sabemos que tiene una vida muy recta y honesta. Estoy seguro que para Tokio 2020 se seguirá preparando. Nos duele mucho su salida y hay que entenderla. Yo creo que esto es un accidente”, dijo Padilla.

“No podemos levantar la sanción que tiene de forma temporal y que le impide que acuda a la cita olímpica”, agregó.

El dopaje es uno de los temas más destacados de estos Juegos, incluso antes de comenzar, tras la descalificación de buena parte de los atletas rusos por decisión de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), que estimó que Rusia creó un esquema estatal de uso de sustancias prohibidas para mejorar el desempeño de sus deportistas.

Al hablar sobre los problemas en la Villa Olímpica, que causaron fuertes críticas entre los atletas de Australia, así como de algunos deportistas de México entrevistados por Notimex este martes.

Los mexicanos criticaron que parte de los cuartos no estén terminados, que el drenaje de los baños esté tapado y que las camas sean muy pequeñas (individuales), a pesar de que muchos deportistas miden dos metros de altura.

Cuatro departamentos del edificio de México en la Villa Olímpica tuvieron que ser reparados por problemas en los baños y filtraciones de agua, pero Padilla dijo que está todo resuelto.

“Llegamos con anticipación y nos lo arreglaron todo: sanitarios que no funcionaban, llave que no entraba en la puerta (…) Hoy hemos tenido problemas de tráfico. Pero aquí estamos. Cuando empiecen los Juegos todo funcionará mejor. Esa es mi experiencia”, dijo Padilla.

rio 1rio 2

NTX/