El presidente del COI, el alemán Thomas Bach, dijo este martes que el Movimiento Olímpico no admite “daños colaterales” para deportistas inocentes que nunca hayan dado positivo por dopaje y pidió a la asamblea del organismo, reunida en Río de Janeiro, un voto de respaldo a esta postura.

Nada más comenzar la 129 Sesión del COI, Bach abordó el asunto de las sanciones a los deportistas rusos. Tras repasar las medidas aprobadas por la Comisión Ejecutiva hace una semana, que dejan en manos de las federaciones internacionales la admisión de los atletas, anunció la apertura de un debate al respecto, tras el cual pedirá a la asamblea olímpica un pronunciamiento.

Bach criticó que hubiera voces que pidieran la suspensión total de Rusia de los Juegos Olímpicos de Río “antes de que se conocieran las conclusiones del informe McLaren” sobre el dopaje en ese país.

“Esta sanción total consideraría a los atletas limpios que se vieran perjudicados como daños colaterales. Esto está fuera de toda proporción cuando se habla de deporte”, dijo Bach, que llegó a referirse a un conflicto bélico en el que hay inocentes que sufren “muerte y devastación”.

“El movimiento olímpico no está por ello. Está por la vida y la construcción de un futuro mejor a través del deporte”, añadió el presidente.

Abrió la discusión el expresidente de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) Richard Pound, que pidió a Bach que escuchase a los miembros de la asamblea y sugirió la convocatoria de una Sesión Extraordinaria. EFE