Los aficionados que acudan al Autódromo Hermanos Rodríguez al Gran Premio de México no podrán hacerlo en automóvil, pues no se contará con estacionamiento, pero tendrán diferentes opciones para arribar.

Este martes se anunció el conferencia de prensa en las instalaciones del Gobierno de la Ciudad de México el operativo que se pondrá en marcha los próximos 30 y 31 de octubre y 1 de noviembre, día en el cual se disputará la carrera.

Horacio de la Vega, titular del Instituto del Deporte del Distrito Federal, fue uno de los encargados de darlo a conocer, junto a Héctor Serrano, secretario de movilidad del Distrito Federal, e Hiram Almeida, secretario de Seguridad Pública capitalino.

En diferentes puntos de la ciudad como el Estadio Azteca, la Alberca Olímpica, la pista de remo Virgilio Uribe, Expo Bancomer, Centro Banamex y Plaza Carso, la gente podrá dejar sus autos, con un costo de entre 100 y 150 pesos por día.

De ahí y del Auditorio Nacional, cada 10 minutos, saldrá transporte directo al autódromo con un costo de 15 pesos por persona, quienes deberán mostrar su boleto o no tendrán derecho al mismo. El servicio comenzará desde las 08:00 horas y terminará cuando concluyan las actividades, dijo De la Vega.

Agregó que en la parte perimetral del autódromo habrá transporte gratuito para que la gente pueda desplazarse y ubicar su lugar en el inmueble y que además de las actividades en dicho escenario, habrá otras en Chapultepec y las colonias Polanco y Condesa.

Otras opciones para arribar serán el transporte público, como las estaciones Puebla, Ciudad Deportiva y Velódromo, de la línea 9 del Metro; Goma y UPIICSA, de la línea dos del Metrobús, la ruta Bicentenario y taxis.

Hiram Almeida reveló que dispondrán, según la Secretaría de Seguridad, de cerca de cinco mil elementos y más de 600 unidades, además de ambulancias y helicópteros para atender cualquier urgencia, con el objetivo de garantizar la seguridad de quienes acudan.

NTX