El entrenador de la selección de Bélgica, Marc Wilmots, aseguró hoy que un empate sería un buen resultado el próximo miércoles ante Suecia, pero para evitar cualquier riesgo planteará un equipo por la victoria.Los “Diablos Rojos” se encuentran en segundo lugar del Grupo E con tres puntos y conseguir uno más ante los suecos, el miércoles en el Stade de Niza, los pondría al cien por ciento en la segunda ronda, pero el estratega no quiere ningún relajamiento de su plantel.

“Vamos a salir a ganar porque no tenemos nada (de boleto). Un punto estaría bien, pero es mejor el triunfo”, afirmó el estratega, quien dijo fundamentará la victoria en la posesión del esférico.

El timonel trabaja en todos los aspectos con su plantel y más por el debut con derrota de 0-2 ante Italia, lo cual estremeció al equipo y suscitó una avalancha de críticas hacia su persona y los seleccionados, lo cual amainó con la victoria por 3-0 ante Irlanda.

Compartió que después del revés ante los “azzurri”, el capitán Eden Hazard convocó a reunión, donde el líder reafirmó posturas, pidió más compromiso a sus compañeros y, sobre todo, aprovechar la oportunidad de estar en esta competencia.

Wilmots aceptó que esa derrota ante Italia fue un duro golpe para sus pupilos, principalmente porque dirige un conjunto formado por varios jóvenes, y por ello consideró positiva la postura de su capitán.

En otro orden, dijo que el delantero Yannick Carrasco y el centrocampista Moussa Dembele están en duda para el juego del miércoles, porque este lunes no terminaron el entrenamiento a causa de lesiones.

NTX