El argentino Augusto Fernández, centrocampista del Atlético de Madrid, continuó este martes con su recuperación y ya golpea balón, diecisiete días después de la rotura parcial del ligamento lateral externo de la rodilla izquierda sufrida contra el Barcelona en el Camp Nou.

Antes de que el resto del grupo saltara al campo para la sesión vespertina, Augusto se ejercitó al margen, hizo diversos ejercicios físicos y de resistencia de la rodilla, además de golpear la pelota en largo y en corto, bajo la atenta mirada de su técnico Diego Simeone y a las órdenes del recuperador del conjunto rojiblanco.

Así avanza en su puesta a punto el futbolista, cuyo periodo estimado de recuperación es de un mes y medio desde su lesión en la rodilla el pasado 30 de enero en la segunda parte del encuentro con el Barcelona en el Camp Nou. A falta de un mes dentro de esas previsiones, Augusto se ha perdido dos partidos ante Eibar y Getafe.

Es una de las cuatro bajas seguras de Simeone para el próximo domingo contra el Villarreal en el Vicente Calderón, al igual que el portugués Tiago Mendes y el belga Yannick Carrasco, el primero por una fractura de tibia sufrida el 28 de noviembre y el segundo por un esguince de grado 2 en el tobillo derecho que se produjo en Getafe.

Tampoco estará disponible el uruguayo José María Giménez, que cumplirá ciclo de cinco tarjetas amarillas, mientras que Thomas Partey, con una contractura, y Stefan Savic, con una sobrecarga, son duda para el duelo. El ghanés se entrenó aparte, mientras que el montenegrino está en Belgrado, con permiso del club, y vuelve mañana a Madrid.

EFE