El FC Barcelona se presenta como favorito en el Mundial de Clubes Japón 2015 que arranca este jueves y que tiene en River Plate al otro gran aspirante, además de a un América mexicano que busca dar la campanada.

La cita arranca con el preliminar entre el Auckland City del barcelonés Ramon Tribulietx -convertido en clásico de esta competición al haber participado en las seis ediciones anteriores y que cuenta con también con los españoles Ángel Berlanga y Míkel Álvaro- y el Sanfrecce Hiroshima.

Este último compite como invitado por ser el flamante campeón de la liga japonesa y ya dejó destellos de la mano de su veterano goleador Hisato Sato en el Mundial de Clubes de 2012.

El ganador logrará plaza en uno de el cruces de cuartos en el que espera el Mazembe congolés, que busca reeditar su histórica actuación de 2010, cuando se convirtió en el primer equipo africano en disputar una final de este torneo (la perdió contra el Inter de Benítez).

Como favorito, el Barça, que debuta en semifinales el 17 de diciembre ante el ganador del América-Guangzhou Evergrande de cuartos, buscará en Yokohama suceder al Real Madrid como campeón del mundo con su tercer “mundialito”.

Espera así coronar un año triunfal en el que se ha llevado todo a excepción de la Supercopa de España y con el recuerdo reciente del “sextete” que los culés cerraron en la edición de 2009 o su triunfal última participación de 2011, jugada también en suelo nipón.

Triunfal especialmente por aquella final en la que despachó por 4-0 al Santos brasileño de un precoz Neymar, hoy pieza fundamental dentro del principal activo que abanderan los blaugrana en Japón; el temible tridente atacante que completan Luis Suárez y Lionel Messi.

El torneo le servirá de hecho a Messi para medir su recuperación tras la lesión que le ha dejado seco dos meses, lapso en el que los de Luis Enrique solo han perdido un partido y que culminan como líderes de su grupo en Champions y también en liga tras machacar al Madrid en el Bernabéu.

River Plate, equipo que aspira a sofocar esa euforia blaugrana, afronta su primera participación en el “mundialito” tras llevarse la Libertadores 2015, aunque llega a Japón de capa caída y sumido en un proceso de renovación tras la marcha de jugadores importantes.

“Los millonarios” terminaron novenos el campeonato nacional y en los últimos 18 partidos oficiales acumulan nueve derrotas, cinco triunfos y cuatro empates.

Si son capaces de superar las semifinales, donde se citan con el ganador del cruce entre el Mazembe congolés y el vencedor del partido preliminar, podrían verse las caras con el Barça en la final del día 20 en Yokohama y tratar de hacer historia.

El técnico Marcelo Gallardo podrá contar con el “Pato” Sánchez y Matías Kranevitter, antes de su marcha al Monterrey mexicano y al Atlético de Madrid respectivamente, y que forman la columna vertebral de los porteños junto a jugadores como Bravonero, Maidana, Ponzio, Pisculichi o Rodrigo Mora.

El América de México, que participa en la cita por segunda vez y aspira a mejorar su cuarto puesto de 2006, busca también dar una alegría a su afición tras cuajar una actuación irregular en el Apertura y caer en semifinales.

Bajo el mando de Ignacio Ambriz, “las Águilas” se encomiendan al olfato del argentino Darío Benedetto o el mexicano Oribe Peralta y no contemplan nada que no sea derrotar en el partido de cuartos del día 13 al Guangzhou Evergrande chino para así poder encarar al Barça en la semifinal del 17.

Por su parte, el equipo cantonés ya logró la cuarta plaza en su única participación en 2013, y aspira a mejorarlo de la mano de sus brasileños, entre los que destacan el veterano Robinho o sus atacantes Ricardo Goulart y Elkesson, además de su técnico, Luiz Felipe Scolari.

 

EFE