La arquera mexicana Aida Román, quien en Londres 2012 hizo vibrar al país por su certera puntería y hacer historia en su disciplina, en los Juegos Olímpicos de Río 2016 fracasó en su intento por subir al podio.

El tiro con arco en México no es tan popular como el baloncesto o el futbol, pero tiene un lugar especial en el organigrama del sistema deportivo del país y gente como la propia Aida Román, el experimentado Juan René Serrano y Luis Álvarez han cargado con la presión de brindar resultados.

Lo sucedido este lunes a una de las consideradas mejores arqueras de América, no es obra del desencanto existente en el seno de su deporte, sino también aunado a la falta de un equipo multidisciplinario que atienda el momento psicológico de los competidores.

Aunque la propia competidora no ha entrada en detalles y hace un año reveló que era necesario contar con un cuerpo especializado para el apoyo del equipo y así enfrentar situaciones de alto nerviosismo, las autoridades deportivas omitieren la petición.

La capitalina lamentó que en esta ocasión no hayan salido las cosas y discrepó que jamás se pudo adaptar a las condiciones climáticas como le viento, el cual sopló fuerte durante la competencia.

Antes de viajar a la sede olímpica, los arqueros tuvieron una concentración en Cancún, Quintana Roo, apoyado por la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) con el argumento de tener condiciones similares a Río de Janeiro.

“Me ha costado mucho trabajo el viento y donde entrenamos en México no hay viento”, apuntó la competidora. Agregó que fue un ciclo difícil, sobre todo en la antesala a Río 2016.

Sin embargo, el Dios Eolo (de los vientos) no afectó a las demás competidoras que estuvieron en las mismas condiciones.

La arquera mexicana, campeona mundial bajo techo en Francia, aceptó que no sólo ella, sino todo el equipo de arquería, requiere de apoyo psicológico porque el deporte de alto rendimiento tiene otras aristas más allá de los entrenamientos.

Uno de los psicólogos que acudió a la justa olímpica como apoyo para los atletas y prefirió el anonimato, reveló que a la mayoría de los atletas de alto rendimiento requiere de respaldo de esta área, porque es importante para controlar emociones fuertes, tanto en competencia como fuera de ella.

“No es justificarla, pero si se requiere, no sólo en ella, sino en todos los deportes. Además los atletas sufren problemas con sus federaciones que no pueden solucionar y van más allá del deporte”, expresó.

 

NTX/