Las sorpresas no paran en el tenis olímpico y ahora le tocó el turno al argentino Juan Martín del Potro de hacer la hazaña del día, al derrotar, como hace cuatro años en Londres 2012, al número uno de la ATP, el serbio Novak Djokovic, por 7-6 (7/4) y 7-6 (7/2) en primera ronda.

Hace cuatro años era el juego por la medalla de bronce, pero hoy sólo se jugaba la primera ronda de individuales masculino, sin embargo, en la cancha el juego era con la intensidad de una final de cualquier torneo grande.

Del Potro, quien está tratando de retomar su mejor nivel tras una serie de lesiones que ha enfrentado en los últimos años, llegó a Río 2016 sin ser favorito y, para colmo, el sorteo le deparó el juego más complicado, ante el máximo favorito al oro en esta justa cuatrienal.

Sin embargo, en la cancha, la “Torre de Tandil” jugó como en su mejor época, presionó en los momentos puntuales, en un juego que mantuvo en vilo al público durante las dos horas y media que duró; el final de torneo no fue el que esperaba el serbio, quien se retiró entre lágrimas tras caer en dos tie-breaks.

Ahora, la motivación que le queda a “Nole” es el torneo de dobles, donde está instalado ya en segunda ronda con su pareja, Nenad Zimonjic. Mientras el sudamericano, que también está en dobles, jugará la siguiente ronda del singles ante el portugués Joao Sousa.

NTX