El receptor de los Acereros de Pittsburgh, Antonio Brown, hoy fue descartado para jugar el próximo domingo ante los Broncos en Denver. Tras la conmoción que sufrió ante Cincinnati, Brown no superó el protocolo establecido por la NFL y no podrá participar en la ronda divisional.

El sábado pasado, el linebacker de Cincinnati, Vontaze Burfict, golpeó la cabeza de Brown provocando un foul personal (15 yardas de castigo) que dio la posibilidad a los Acereros de patear un gol de campo y ganar el partido 18-16.

Durante la semana, el esquinero de Cincinnati, Adam Jones, declaró que Brown había exagerado y que todo lo había actuado. Jones dijo que solo le ofrecería una disculpa a Brown si el receptor no jugaba contra Denver.