Nada para nadie tras el primer día de acción en la gran final de la Copa Davis 2015, pues Bélgica y Gran Bretaña se encuentran 1-1, luego de que el tenista escocés Andy Murray se llevó el segundo punto de la serie al superar al local Ruben Bemelmans.

El número dos del mundo salió con el puño en alto del Flanders Expo por marcador de 6-3, 6-2 y 7-5, al cabo de dos horas y 24 minutos de desgaste ante un rival que estuvo a punto de adjudicarse la tercera manga, respaldado por el apoyo de su gente pero traicionado por las líneas de la pista.

Sobre la tierra batida belga, el medallista de oro en los Juegos Olímpicos Londres 2012 apareció con la obligación de demostrar que es el mejor de ambos equipos y que está en condiciones de jugar los tres días, dos partidos de singles y el de dobles, junto a su hermano Jamie.

Asimismo, tenía a sus espaldas la presión, porque en el primer turno se adelantaron los anfitriones, por conducto de su mejor arma, David Goffin, quien aplacó en cinco sets la inspiración del debutante Kyle Edmund.

Con dichos antecedentes, el nacido en Dunblane arrancó implacable y pronto se colocó 2-0 en el parcial inaugural; sin embargo, antes de “echar las campanas al vuelo” en un trámite que lucía muy sencillo, recibió una primera llamada de atención, su oponente le quebró y tuvo que empezar de nuevo.

Pero a base de un servicio sólido y de forzar 47 errores de su rival, Murray pudo tomar las riendas del partido e inclinó la pizarra de su lado, además de que en ese punto eran mayoría los vítores de un puñado de compatriotas que hizo el viaje con la esperanza de ganar su primera “Ensaladera de Plata” desde 1936 y décima en total.

En el segundo capítulo, el segundo saque de Bemelmans se desplomó y por ahí atacó el británico, consumó dos rompimientos de cuatro posibilidades generadas y ahí comenzó a ver la luz al final del túnel.

Pero para el aguerrido belga, rankeado 108 del orbe, no había nada escrito y en el tercero luchó hasta ponerse 4-2 y saque, mientras inyectó emoción a los de casa, quienes soñaban con presenciar otra remontada épica.

El gusto le duró poco y Murray niveló los cartones de nueva cuenta, pero la presión de su adversario no cesaba, hasta que el belga tuvo otra vez recompensa a su ímpetu en la devolución del 5-4 y dispuso de un punto para set, tras una doble falta del escocés.

El dos veces ganador de Grand Slam no estaba dispuesto a alargar el encuentro, se fajó en ese instante tan delicado y luego engarzó tres “games” consecutivos para firmar su victoria y el 1-1 en el acumulado.

Este sábado únicamente se disputará el punto por parejas, por Bélgica peleará Steve Darcis y Kimmer Coppejans, mientras que por Gran Bretaña están programados Andy y Jamie Murray; el domingo se reanuda la actividad en “singles” con los últimos dos partidos de esta final.

NTX