La francesa Amelie Mauresmo, ex número uno del mundo, dejó el cargo como entrenadora del tenista británico Andy Murray, con quien formó una alianza de dos años marcados por críticas, pero también por éxitos inéditos sobre arcilla.

De acuerdo con un comunicado emitido en el portal oficial del escocés, la decisión fue de común acuerdo, pues la gala dividía su tiempo entre la asesoría a “Muzz”, la capitanía del equipo francés de Copa Fed y su nueva etapa como madre.

Dos finales de Grand Slam y siete títulos, un par sobre polvo de ladrillo (los primeros de su carrera en esta superficie), fueron algunos de los logros que el vigente campeón olímpico obtuvo junto a Mauresmo, quien tomó la estafeta del checo Ivan Lendl como coach.

La decisión de suplir a Lendl con una mujer desató un sinfín de cuestionamientos, los cuales cobraron fuerza en Wimbledon 2014, tras ser eliminado en cuartos de final y dejar vacante el trono del All England Club antes de lo presupuestado.

La dupla soportó la racha y luego vinieron los buenos resultados, por lo cual Murray confesó que será una gran pérdida en su equipo de trabajo, “le aportó mucha tranquilidad al equipo y yo en lo personal aprendí muchísimo de ella, dentro y fuera de la cancha”.

Tras cortar el vínculo con la francesa, quien brindó “una ayuda invaluable”, Murray explicó se tomará un tiempo para considerar los próximos pasos y cómo avanzar.

En su oportunidad, la capitana francesa en Copa Fed compartió que “trabajar con Andy en estos dos años ha sido una fantástica experiencia. He disfrutado a fondo el ser parte de este gran equipo de personas que lo rodean. Le deseo lo mejor y espero que gane muchos títulos más”.

NOTIMEX