Con el partido de cuartos de final del Mundial de Clubes a la vuelta de la esquina, el técnico del América, Ignacio Ambriz, reconoció que aún duele la eliminación de la liguilla del futbol mexicano a manos de Pumas de la UNAM.

“Es cierto nos ha costado reanimarnos, pero el partido ya está muy cerca y necesitamos prepararnos de la mejor manera”, manifestó “Nacho”, quien desea que su escuadra se muestre el domingo contra el cuadro chino Guangzhou Evergrande, tal y como lo hizo en la vuelta ante Universidad Nacional.

“Estamos bien, tenemos que estar enchufados en lo que viene, en hacer un buen partido contra el equipo chino”, manifestó el timonel de las Águilas, quien destacó las capacidades de su rival de cuartos de final en el “Mundialito”.

“Es un equipo muy peligroso, muy bien dirigido por el señor (Luiz Felipe) Scolari, sabemos que le gusta mucho presionar el mediocampo y presionar en la salida, tiene varios jugadores interesantes. No va a ser un partido fácil, será muy disputado, muy complicado para ambos equipos”.

Ambriz disputó con Necaxa el primer Mundial de Clubes en el 2000 y ahora quiere disfrutar al máximo su vivencia desde el banquillo con el América, eso sí aprendiendo de los errores que se han cometido, refirió.

“Ante Pumas cometimos errores puntuales, empezando por el primer partido donde dejo a Darío (Benedetto) en la banca”, expresó el entrenador, quien quiere dar vuelta a la página con una buena participación en suelo nipón.

Agregó que es una experiencia que “significa mucho. Me tocó vivir como jugador el primer Mundial de Clubes. Hoy se me brinda la oportunidad como entrenador”.

Recordó que su escuadra tratará de representar de forma digna al balompié mexicano, “le he hecho saber a los jugadores que representamos al América y al futbol mexicano”.

A la 1:00 horas de este domingo, las Águilas chocarán contra el Guangzhou Evergrande en Osaka y en caso de avanzar a las semifinales se medirán al campeón de la Liga de Campeones de Europa, el Barcelona.

NOTIMEX