La gimnasta maxicana Alexa Moreno, considerada una de las mejores 10 del mundo en el ejercicio de salto de caballo, aspira en Río de Janeiro a “hacer un gran papel” y poder así olvidar la lesión que le impidió participar en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015.

“Mi expectativa es hacer el mejor papel posible. Apunto al entrar en la final de salto”, explicó la menuda gimnasta, de 21 años y con una dilatada carrera a sus espaldas, como ella misma recuerda.

“Comencé en la gimnasia a los tres años”, señaló en entrevista con Notimex en su departamento de la Villa Olímpica de Río de Janeiro, donde, risueña y concentrada, dijo vivir un sueño.

“Cuando clasifiqué ni me lo creía. Estar aquí me hacer sentir muy feliz y contenta. Estoy muy emocionada”, aseveró.

De baja estatura (150 centímetros de altura) ideal para la gimnasia y oriunda de Mexicali, norte de México, Moreno es una de las mayores promesas mexicanas en estos Juegos en gimnasia artística, ya que en los últimos años estuvo en la élite de la competición y ganó medallas en justas internacionales.

En la Copa del Mundo de Gimnasia Artística de Anadia, Portugal, celebrada este año, Alexa obtuvo la medalla de plata en su especialidad de salto de caballo, y en los mundiales de Glasgow 2015, en Escocia, y Nanning 2012, en China, quedó séptima.

“México apenas va empezando en este deporte. No tenemos la misma historia que tienen las grandes potencias, está difícil, pero creo que puedo hacer un buen papel”, manifestó Alexa, quien enfrentará a competidoras de China, Estados Unidos y Rusia para entrar en la final y, quién sabe, “quizá por una medalla”.

El sueño olímpico llega para Alexa tras un infortunio en 2015 en forma de una fractura de pómulo cuando entrenaba en vísperas del Panamericano de Toronto que la dejó fuera de la justa deportiva.

“Eso ahora me motiva porque me hace recordar los fallos, los momentos más difíciles de mi carrera deportiva, pero poder demostrar lo que sabes hacer en unos Juegos es una gran motivación”, explicó, mientras sus piernas lucen media docena de morados por golpes durante un entrenamiento severo que ella misma reconoce ha sido duro para llegar a Río.

“He entrenado duro estos meses y ha estado pesado, ha sido bastante desgastante. Surgen pequeñas lesiones por aquí y por allá y tienes que entrenar con dolor para llegar al punto que necesitas para competir” relató.

“A nivel psicológico ha estado bastante pesado y sí sientes como mucha presión (…) Pero he tenido mucho respaldo y apoyo. Gracias a la gente que me rodea no me caído”, recordó Alexa, a quien su familia la verá competir en sus primeros Juegos Olimpicos.

Una justa deportiva que trata de asimilar y disfrutar, manteniendo los nervios alejados para el inicio de la competición, en su caso el día 7 de agosto.

“Trato de no pensar demasiado. Uno cree que no, pero en los tres segundos que haces de carrera para saltar pasan mil cosas por tu cabeza. Trato de enfocarme en lo que tengo hacer y olvidarme de la gente. Hay que estar totalmente concentrado para hacerlo bien”, puntualizó.

NTX