El italiano Alex Schwazer, oro olímpico en marcha, dio negativo en el último control antidopaje del pasado 22 julio, que le fue realizado por sorpresa por parte del Comité Olímpico Italiano (CONI), según varios diarios italianos que citan fuentes cercanas al atleta.

Schwazer, que es acusado por la Agencia Mundial Antidopaje por haber dado positivo en un control del pasado 1 de enero 2016, fue sometido en junio al vigésimo examen en los últimos dos años y no se evidenció la presencia de substancias prohibidas.

El atleta, oro olímpico en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, rechazó siempre todo tipo de acusaciones, insinuando además que alguien ha manipulado las probetas con su sangre para perjudicarle de cara a los Juegos de Río de Janeiro.

De los veinte controles realizados, el del 1 de enero 2016 es el único en el que se detectó la presencia de testosterona en la sangre u orina de Schwazer, cuya participación en los Juegos brasileños sigue envuelta en la duda.

El italiano, que ya fue sancionado con tres años y seis meses entre 2012 y 2016 por problemas con el dopaje, volvió a competir en el pasado abril en el Mundial de marcha de Roma, cuando salió ganador en la prueba de 50 kilómetros.

Tras el último escándalo, Schwazer espera una decisión definitiva del Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), que se reunirá en Río el próximo 8 de agosto y que dará su veredicto el 9 o el 10 del mismo mes.

En caso de visto bueno, el atleta tendrá que confirmar su participación en la prueba de 20 kilómetros (12 agosto) y en la de 50 kilómetros (19 agosto). EFE