¡Todo lo que querían los brasileños! Con la herida que no cierra desde las semifinales del Mundial de 2014, cuando Alemania vapuleó por 1-7 a la Canarinha, los brasileños celebraron hoy la posibilidad de encontrar una gran satisfacción con sabor a revancha en la final por la medalla de oro de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, este sábado en el estadio Maracaná, de Río de Janeiro.

Brasil, que selló su paso con una goleada por 6-0 a Honduras, horas después vio a través de la televisión la clasificación de Alemania a expensas de Nigeria en el partido jugado en el estadio Itaquerao, de Sao Paulo.

Un gol de Lukas Klostermann a los 9 minutos y el de Nils Petersen a los 89 redondearon la campaña maciza de los pupilos del exmundialista Horst Hrubesch.

El impacto de la brutal derrota sufrida hoy por Honduras, no obstante puede depararle en 72 horas la alegría de colgarse la medalla de bronce, el botín que también le queda a los nigerianos.

El partido por el tercer puesto del podio se jugará en Belo Horizonte.

Las selecciones de fútbol de Brasil y Alemania buscan su primera medalla de oro en la historia de los Juegos Olímpicos.

A la cita llegan los brasileños con un balance de 12 goles y la única portería imbatida en la competición.

Alemania ya marcó 21 goles y encajó cinco, pero en los dos primeros partidos, por lo que no permite hace tres jornadas.

Neymar, Gabriel Jesus y Luan lideran la lista de los goleadores brasileños con tres cada uno. Les sigue con dos Gabriel.

La selección germana tiene a los goleadores máximo de la competición, Serge Gnabry y Nils Petersen, ambos con seis. EFE