El lateral del Barça Aleix Vidal cree que la diferencia de diez puntos que lleva el Barcelona como líder al Madrid, tercero en la clasificación, no es ninguna ventaja ante el clásico del sábado, porque “se miden los dos mejores equipos del mundo y pueden pasar mil cosas”.

Antes del entrenamiento de esta tarde en la Ciudad Deportiva del FC Barcelona, Aleix Vidal ha atendido a los medios para trasladar sus sensaciones ante el clásico, que nunca ha jugado (no estaba inscrito en la ida), además de recordar que él nunca ha ganado contra el Madrid cuando jugaba en el Sevilla, y que en la capital hispalense tampoco pudo jugar el derbi “porque el Betis estaba en segunda”.

“Este partido lo afrontamos como uno más, pero sabemos que es especial, porque lo ven millones de personas en todo el mundo”, ha dicho.

El defensa catalán también aplaude la idea, expresada ayer por Andrés Iniesta, de que un triunfo ante el Madrid sirva para ofrecer un homenaje a Johan Cruyff, que falleció el jueves a los 68 años. “Está claro que ya pocas cosas se pueden hacer. Se ha hecho todo lo que se merece. Lo único que nos queda es rematar el partido y dedicárselo a él”, ha deseado.

El jugador es consciente que una victoria acercaría al Barça al título y alejaría casi por completo al Madrid, que quedaría a trece puntos, y con la diferencia de goles en contra en caso de empate final a puntos, a falta de siete partidos para finalizar la Liga.

“Nosotros estamos centrados en ganar, y si lo logramos el margen se hará más amplio. Sabemos cómo se puede ganar, aunque se enfrentan los dos mejores equipos del mundo”, ha añadido.

No cree Aleix Vidal que la fatiga que puedan acumular los tres delanteros del Barça (Messi, Suárez y Neymar), por los partidos de selección y los largos viajes, lastren las posibilidades del equipo el sábado.

“Ellos -ha subrayado- están capacitados para jugar muchos partidos seguidos. Tenemos a los mejores del mundo, y da lo mismo los partidos que jueguen, porque no les afecta”.

Aleix Vidal ha dicho que percibe euforia dentro del vestuario, pero que es la misma que advirtió desde que llegó el primer día, una alegría que ha asegurado que le ha ayudado a adaptarse con mucha facilidad en el colectivo.

Finalmente, ha reconocido que el estilo de juego del Barcelona y el hecho de tener que competir contra “el mejor lateral del mundo” (Dani Alves) ha supuesto un desafío para él, a la vez que un obstáculo, aunque entiende que estas situaciones hacen que los jugadores que saltan al campo ofrezcan “el mejor rendimiento”.

Vidal ha garantizado que el clásico no está descafeinado por la diferencia de puntos, debido a que este tipo de partidos, en general, ofrecen por sí mismos la suficiente “motivación”.

“En la primera vuelta se vio a un Barça muy superior (0-4) y ahora estamos ante nuestra afición”, ha subrayado el jugador, que también ha reconocido que el choque de mañana no será fácil para su equipo.

EFE