El lateral Aleix Vidal ha admitido hoy en Inglaterra, donde el FC Barcelona realiza su estancia veraniega, que el año pasado tuvo una charla subida de tono con el entrenador Luis Enrique, y que en algún momento, inconscientemente, no se entrenó al máximo porque sabía que no podía jugar por la sanción que el equipo catalán sufría por la FIFA.

El jugador barcelonista se ha sincerado ante los enviados especiales en Saint George’s Park, y ha reconocido que viendo que no participaba en el equipo en el tramo final del curso mantuvo una charla muy intensa con Luis Enrique “porque no estaba teniendo buenas sensaciones”.

“Me explicó lo que opinaba y yo también dije lo que opinaba”, ha añadido el jugador, que sin entrar en el detalle ha desvelado que hubo un intercambio de opiniones porque: “ambos teníamos nuestros motivos”, pero se ha alegrado de que al final “acabamos solucionando nuestras diferencias”.

El jugador catalán, igual que Arda Turan, fichó por el Barça en el verano pasado, pero debido a la sanción sin poder inscribir jugadores, Alexis y el centrocampista turco no tuvieron su oportunidad hasta entrado el 2016, con el desgaste emocional que ello comportó.

Así, debido a que no jugaba, el jugador ha admitido que quizá inconscientemente levantó el pie del acelerador en la intensidad cuando se entrenaba, y ya cuando pudo jugar se sorprendió que no sólo el titular estaba por encima de él (Dani Alves) sino también Sergi Roberto.

“Era una situación más complicada que ahora pero yo siempre he creído en mis posibilidades”, ha señalado en Inglaterra. EFE