Rob Gronkowski, ala cerrada de Patriotas de Nueva Inglaterra, puso en duda su participación para el partido de la semana uno en la Liga Nacional de Futbol Americano (NFL) debido a que continúa resintiéndose de las molestias en el tendón de la corva.“Tengo muchas ganas de estar ahí, pero todo se reduce a la decisión del entrenador, del equipo médico y de mí; para eso nos reuniremos, colaboraremos y veremos dónde me encuentro”, explicó para los medios de comunicación.

De cara al partido del domingo ante Cardenales de Arizona, Gronkowski ha participado de manera limitada en los entrenamientos de esta semana con Patriotas, después de los cuales no pudo asegurar encontrarse al 100 por ciento de su capacidad física.

“No puedo dar un porcentaje pero me siento mejor cada día, pensando en el debut que siempre es muy emocionante, poder salir al campo y competir de nuevo; se trata del juego de apertura de domingo por la noche y nadie se lo quiere perder”, añadió.

Elegido como uno de los capitanes de Nueva Inglaterra, el ala cerrada se lesionó luego de intentar atrapar un pase del mariscal de campo Tom Brady, esto durante la práctica conjunta que sostuvieron con Osos de Chicago en agosto.

NTX