Decepcionante regreso del Olympique Lyonnais a la fase final de la Liga de Campeones al empatar hoy en tierras belgas ante un correoso e inexperto Gante que finalizó el partido con nueve jugadores.

Lacazette tuvo en sus botas el gol de la victoria a falta de dos minutos para el final, pero su lanzamiento de penalti lo detuvo con una gran parada Matz Sels.

Al conjunto francés se le atragantó su vuelta a la fase final de la máxima competición europea tras tres años y medio ausente. El Gante se presentaba como víctima propiciatoria: un equipo que se estrenaba en el torneo, con un presupuesto ocho veces menor al lionés y con el objetivo declarado de sobrevivir en el grupo para clasificarse para la Liga Europa.

Sin embargo, una vez comenzó a rodar el balón, el campeón belga demostró tener argumentos suficientes para aspirar a más. Dejaegere y Simon por las bandas desarmaron a la zaga francesa con sus continuas incursiones. Si el conjunto flamenco no marcó en la primera mitad fue por la mala puntería de su ariete, Depoitre. En el minuto 9, estrelló el balón en un larguero tras ganarle la espalda a Umtiti y un cuarto de hora después el árbitro le anuló un gol por un ajustado fuera de juego.

El banquillo francés no ganaba para sustos. Su tridente de atacantes Valvuena, Beauvue y Lacazette no apareció hasta el pasada la primera media hora. Lacazette estuvo a punto de sacar petróleo de un error defensivo de Nielsen y se plantó sólo frente a Sels, pero el guardameta le desvió el disparo.

Los nubarrones sobre el área francesa no desaparecieron, ni siquiera cuando el árbitro dejó al conjunto belga con diez jugadores al expulsar con una roja directa a Dejaegere por un durísimo plantillazo a Gonalons.

Corría entonces el minuto 41. Pues bien, 4 después Renato Neto tuvo el gol en sus botas al plantarse sólo frente a Lopes, pero el brasileño no supo regatear al portero luso.

El Olympique llegó al descanso pidiendo la hora y dándose más que satisfecho por no haber encajado ningún gol.

Tras la reanudación comenzó otro partido para los lioneses. Fournier dio entrada a Christophe Jallet por Rafael para tapar mejor la banda derecha y activar el ataque. Una decisión que se reveló providencial.

A los dos minutos, Lacazette obligó a Matz Sels a hacer una gran parada para evitar el primer gol del partido. Si bien, el meta belga nada pudo hacer poco después tras el remate impecable de cabeza de Jallet. Valvuena le puso el balón medido al primer palo para que el exjugador del París Saint-Germain diera una alegría a la afición lionesa, que, sin embargo, no duraría mucho.

Cuando parecía que el encuentro estaba prácticamente sentenciado, con el Gante condenado a lanzarse a la desesperada, expuesto a contraataques letales de su rival, llegó la sorpresa.

La defensa lionesa se relajó y los belgas empataron. Kumis se plantó en la frontal del área, cedió a Depoitre en la banda derech y este centró sin apenas oposición para que Mitrovic igualara el resultado.

El gol dio a alas a los locales y aturdió a los visitantes que hasta los minutos finales no lograron retomar el control del partido y asediar el área belga.

A falta de dos minutos, el Gante pagó su ímpetu y su inexperiencia con una nueva tarjeta roja. Foket derribó a Kalulu en el área y lo pagó con un penalti y su expulsión, pero salvó el empate dado que Lacazette se topó con una gran intervención del meta flamenco.

– Ficha técnica:

1 – Gante: Sels; Asare, Mitrovic, Nielsen; Foket, Kums, Neto, Dejaeghere; Milicevic (Matton, m.82), Depoitre, Simon (Raman, m.69).

1 – Olympique Lyonnais: Lopes; Rafael, Yanga-Mbiwa, Umtiti, Morel; Ferri (Malbranque, m.81), Gonalons, Tolisso; Valvuena, Lacazette, Beauvue (Kalulu, m.69).

Goles: 0-1, m.58: Jallet. 1-1, m.67: Milicevic.

Arbitro: William Collum (GB). Mostró tarjetas amarillas a Ferri (min. 11), Umtiti y Depoitre (min. 71) y Malbranque (min. 90); y rojas directas a Dejaegere (min. 41) y Foket (min. 88).

Incidencias: Asistieron cerca de 20.000 personas al partido correspondiente a la primera fase de la Liga de Campeones disputado en el estadio Ghelamco Arena de la ciudad belga de Gante. EFE