El AEK Atenas arrebató al Olympiacos el trofeo de campeón de la Copa de Grecia al vencerle en la final disputada en el Estadio Olímpico por 2-1 y volvió a ganar un título cinco años después.

El AEK, además, impidió que su adversario lograra el doblete por segundo año consecutivo. Ganador del título de la Superliga helena, el Olympiacos fue incapaz de aprovechar sus ocasiones y dar la vuelta al partido.

El conjunto de Stelios Manolas rentabilizó sus oportunidades. Anotó el primer gol a siete minutos del descanso, por medio de Petros Mantalos, y amplió su ventaja al inicio de la segunda parte, con un tanto del argelino Rafik Djebbour, que batió de nuevo al español Roberto.

El Olympiacos que entrena el portugués Marco Silva acortó distancias a cinco minutos del final, gracias al argentino Alejandro ‘Chori’ Domínguez, casi sin tiempo para dar un giro a la situación y evitar la victoria del AEK Atenas.

Un lustro después, el AEK se reencuentra con el éxito. No levantaba un trofeo desde que en 2011 ganó esta misma competición. No triunfa en la Liga desde la temporada 1993-94.

El logrado ante el Olympiacos es el decimoquinto título copero para el AEK, que ha perdido otras once finales. Su rival en esta final sigue como el gran dominador del torneo. Acumula 27 títulos y ahora, doce finales perdidas. EFE