El defensa de Santos Laguna, Javier Abella, calificó de raro el 2015 para el equipo, dado que en el primer semestre vieron la luz y en el otro la sombra en la Liga MX.

El lateral derecho de los Guerreros no encontró lógica en el hecho de que el club salió campeón en el Clausura 2015 y en este Apertura 2015 ni siquiera clasificó a la liguilla y de paso cambió de técnico.

“Fue un año muy raro porque en el primer semestre quedamos campeones y al siguiente no logramos calificar, es un año difícil”, manifestó a los medios de comunicación.

Agregó que “en lo individual me siento en deuda, creo que los resultados no fueron lo mejor que pudimos dar; en lo futbolístico, el equipo se mostró bien, tuvimos partidos en los que siempre tuvimos la pelota, generamos ocasiones, pero el futbol es así y hay que dar resultados”.

Ya sin opciones de liguilla, Abella sólo espera que Santos Laguna cierre con dignidad la temporada, vencer a Chivas en la última deja y en este fin de semana tratarán de dar una buena cara en Cuba cuando disputen un juego amistoso.

“Ahora lo que viene es aprovechar el viaje a Cuba, luego sacar una victoria contra Chivas para poder irnos con un triunfo y después hacer un análisis detallado de las cosas que hay que mejorar”.

Para el cuadro de La Comarca es una alegría encarar el choque contra los cubanos y el defensor pidió afrontar el cotejo con total seriedad.

“Es una alegría poder ir y ser el primero en la era moderna en disputar un juego de futbol, es algo muy importante para mí y para todo el equipo. Tenemos que tomarlo con responsabilidad para sacar el mayor provecho posible”, dijo.

NTX