Si a los papás de hoy les preocupa que Internet pudiera ser un peligro, a los del siglo XVIII qué?

En el siglo XVIII la lectura de novelas por los adolescentes se convirtió en casi una obsesión.