Existió un diente que valió mucho en oro durante y después de la edad media, tenía que ver con los tronos de muchos reyes ¿De cuál estamos hablando?

El diente del narval, lo conseguían los vikingos, lo vendían como si fueran cuernos de unicornio, lograba tomar los cambios de temperatura del agua, cada diente valía el oro que estaba en monarquías europeas.