Los científicos descubren cada año miles de nuevas bacterias en una parte inesperada de nosotros. En dónde?

En el ombligo; nuestra primera cicatriz es un reservorio de nuevas especies de microorganismos.