Contrario a lo esperable ¿qué artista se arrepintió de firmar una de sus más grandes obras? Y no era por fea.

Miguel Ángel, en un acceso de vanidad, firmó La Piedad; dicen que luego se arrepintió.