Como cada 11 de julio, este martes se celebra el Día Mundial de la Población.

Esta fecha fue aprobada en 1989 por el Consejo de Administración del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) para recodar el nacimiento del habitante número cinco mil millones, que tuvo lugar en la ex Yugoslavia en 1987.

El objetivo es hacer un llamado a todos los pueblos y gobiernos para hacer frente a los problemas demográficos, como el crecimiento, movilidad y distribución de la población, el desarrollo, los recursos disponibles y el deterioro del medio ambiente.

De acuerdo con la Organización de Naciones Unidas (ONU), la población mundial es de casi 7 mil 600 millones de personas, pero alcanzará los 8 mil 600 millones en 2030; 9 mil 800 millones en 2050 y 11 mil 200 millones en 2100.

En su revisión sobre las proyecciones de la población mundial, la ONU calcula que cada año se suman unos 83 millones de personas, tendencia que continuará aun cuando los niveles de fertilidad seguirán disminuyendo.

Con mil 400 millones de habitantes, China es el país más poblado del mundo. En segundo lugar se ubica India con mil 300 millones y Estados Unidos ocupa el tercer lugar con 324 millones de habitantes.

Indonesia, con 264 millones; Brasil, con 209 millones; Paquistán, con 197 millones; Nigeria, con 191 millones; Bangladesh, con 165 millones; Rusia, con 144 millones y Japón, con 126 millones de habitantes, figuran en la lista de los 10 países más poblados del mundo.

En México hay 123.5 millones de habitantes, de acuerdo con el Consejo Nacional de Población (CONAPO), lo que nos convierte en la onceava nación con más poblada del mundo.

En contraste, Ciudad del Vaticano, con 800 habitantes, es el país con menos población en el mundo.

En orden ascendente le siguen Tuvalu, con 10 mil; Nauru, con 11 mil; Palaos, con 18 mil; San Marino, con 33 mil; Liechtenstein, con 38 mil; Mónaco, con 39 mil; San Cristóbal y Nieves, con 46 mil; Islas Marshall, con 55 mil y Dominica, con 71 mil habitantes.