Un día como cualquier otro, varias personas esperaban el arribo del tren en Rhinecliff-Kingston Station de la costa Este, Nueva York; sin embargo, la llegada de este venía con una fría sorpresa.

Luego de que la ciudad fuera azotada por una intensa nevada, la estacion tenía los rieles completamente cubiertos, por lo que al llegar el tren Amtrak, levantó una gran ola de nieve que cubrió a los pasajeros que aguardaban en el andén.

De acuerdo con testigos, una persona sufrió heridas en la cabeza, consideraron que el convoy debió haber bajado un poco la velocidad al saber las condiciones en que se encontraban las vías.