Vive en Coahuila y tiene un nombre kilométrico que parece un trabalenguas casi impronunciable.

Su nombre está compuesto por 36 letras, sin contar apellidos, lo que lo convierte en la persona con el nombre más largo del mundo.

En la escuela lo apodaban “El Mil Letras”, “El Abecedario” o “El Brhadaraña”; sin embargo, Brhadaranyakopanishadvivekachudamani Erreh Muñoz Castillo se siente tan orgulloso de su nombre, creación de su padre, que llamó a su hijo igual.

Su nombre es tan largo que aparece incompleto en documentos oficiales, como cartilla militar, credencial de elector, licencia de manejo, cédula profesional, RFC, pasaporte, visa estadounidense y otros, excepto en el acta de nacimiento, ya que el formato del Registro Civil sí tiene espacio suficiente para todas esas letras.

Brhada y su esposa María Teresa también son padres de otras dos niñas, a quienes llamaron Mahatma y Maya.