La atleta estadounidense Kate Hansen se encontró a un lobo recorriendo los pasillos de la villa olímpica de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi y publicó el vídeo.

Al parecer se trata sólo de perros sin dueño que vagan por la villa, de hecho, algunos atletas ya los habían visto y algunos decidieron adoptarlos.