En Japón  una empresa de lencería  creó un sostén para mujeres que no se conforman con cualquiera, ya que solo se puede desabrochar cuando “sienten amor verdadero”.

Ravijour fabricó el “true love tester”, el sujetador que tiene la misión de conservar en su lugar el contenido hasta encontrar al pretendiente que provoque suficiente pasión en la portadora.

El sujetador contiene un sensor de ritmo cardíaco y envía los datos que recoge, a través de bluetooth, a la aplicación para realizar el análisis.

Cuando la aplicación calcula un cambio que se correlaciona con una tasa verdadera de amor, el sujetador se desengancha automáticamente desde la parte delantera.