Así le voltearon el castigo a un profesor que tenía la regla de contestar con el altavoz cualquier llamada que sonará en el salón de clases.