Empresarios locales en Tijuana comenzaron a reportar una alza en las importaciones ilegales de refrescos, panes, galletas, chicles, dulces y alimento para mascotas provenientes de Estados Unidos a las ciudades de la frontera norte.

Señalan que esta actividad estaría impulsada por las alzas de precios por los nuevos impuestos en México en dichos productos.

“Ha comenzado a darse una especie de contrabando hormiga de personas con papeles para cruzar a Estados Unidos, compran los productos y los revenden aquí en México”, dijo Juan Manuel Hernández Niebla, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) Tijuana.