Los apasionados por la astronomía están de suerte.

En un breve espacio de tiempo disfrutaremos de una Luna extraordinariamente grande y brillante, como la del pasado 12 de julio. Aún nos quedan dos oportunidades más para ver otra superluna el próximo 10 de agosto y el 9 de septiembre.

Según la NASA, este fenómeno lleva por nombre “Luna de perigeo” y se basa en la forma ovalada de la órbita de la Luna. Cuando ésta sigue una trayectoria elíptica alrededor de la Tierra, se consigue esta variación de tamaño tan patente a nuestro ojos.

Esta variación de tamaño será mucho más impresionante en la próxima luna llena, la del mes de agosto, por lo que podríamos estar hablando de una “extra-súper-Luna”.

La superluna se diferencia de la Luna normal en que se ve un 30% más brillante y un 14% más grande pero, ambas diferencias, según los científicos, pueden pasar desapercibidas fácilmente por las nubes y la bruma.