La cineasta Adriana Trujillo recoge esta historia de Tijuana donde Félix Rosales, “El Panda”, traficante de personas de la zona retrata los peligros que viven los migrantes al contratar malos “polleros” para cruzar ilegalmente la frontera con Estados Unidos.