En la ciudad de Araraquara, Brasil, un grupo de 12 policías fue denunciado por utilizar las cámaras de seguridad para ver a mujeres y hacer enfoques a sus escotes.

Hasta el momento, los miembros policíacos fueron separados de sus cargos pero todavía no se sabe si serán procesados bajo algún cargo penal.