En Puerto Rico, en una playa llamada Puerto Nuevo, se sitúa una barrera enorme de rocas que separa el mar de la playa, donde el choque con la marea provoca esto: