Una menor originaria de Yemen tiene en asombro al mundo porque se dio a conocer su particular forma de llorar, ya que expulsa piedras por los ojos.

Hasta el momento los médicos investigan su condición.