Cuando un ladrón intentó atracar al Nigel Blackburn con utilizó una pistola paralizante, se encontró con que la prometida del señor conocido como “Goldfinger” lo podía defender.