Para evitar ser aprehendida por las autoridades, una mujer de Oregon, Estados Unidos, se aventó a un río completamente congelado.